Expresión y educación emocionales

Horario:

         Expresión emocional (de 6 a 9 años): Miércoles de 16:00 a 17:00

         Educación emocional (de 9 a 12 años):  Lunes de 16:00 a 17:00

Ubicación: Sala de usos múltiples

Profesores responsables: Mónica López y Javier de Antonio

IMG-20160518-WA0009

Enseñar a ser inteligentes emocionalmente a niños y adolescentes pretende minimizar su vulnerabilidad a determinadas situaciones negativas o prevenir su concurrencia, a través del desarrollo de competencias básicas para la vida y, en definitiva, ayudarles a tener éxito socialmente y a ser felices.

IMG-20160525-WA0014

Es difícil mejorar la autoestima uno solo, es en contacto con los demás como cada uno desarrolla su inteligencia emocional, como cada uno alcanza la felicidad. En definitiva, si damos a cada niño la oportunidad de desarrollar sus capacidades de relación social, sin duda estaremos contribuyendo a su desarrollo como persona.

Se trata de incidir en objetivos como:

  • Aumentar la tolerancia a la frustración, así como prevenir los efectos nocivos de las emociones negativas y desarrollar habilidades para generar emociones positivas.
  • Potenciar la capacidad de autoconocimiento y el desarrollo de la autoestima, de cara a crear un autoconcepto positivo y una actitud positiva ante la vida.
  • Mejorar las habilidades sociales y la capacidad de empatía, favoreciendo enfrentarse a las situaciones sociales con seguridad y fortaleza y la adaptación e integración en grupos de iguales.
  • Adquirir y mejorar las capacidades relacionadas con la resolución de conflictos.
  • Favorecer el conocimiento de las propias emociones y la identificación de emociones en los demás así como desarrollar la habilidad para regularlas.
  • Potenciar el desarrollo de la creatividad y del pensamiento divergente, así como del sentido crítico: aprender a pensar.
  • Mejorar la dinámica familiar, reforzando aquellos aspectos que crean lazos y eliminando los aspectos que los debilitan
  • Aumentar la motivación y la responsabilidad hacia el estudio, orientando la visión hacia el futuro, no hacia el pasado.
  • Fomentar el desarrollo de hábitos saludables, con la consiguiente prevención de conductas de riesgo en la preadolescencia y adolescencia, como el consumo de tóxicos o la violencia en todas sus formas: educación en valores alternativos.

Nuestra intervención se basa en la acción y en la vivencia. La interiorización por parte de nuestros chicos de valores tan importantes como los descritos en los objetivos, sólo se logrará de forma eficaz si creen en ellos y los interiorizan, no si alguien se los explica.